MONOLOGO SOBRE LAS SORPRESAS

(O como ayudar a un huevo Kinder a ser feliz)

E¿Os gustan las sorpresas?

Pues a algunos no les gustan nada las sorpresas, y me gustaría hablaros sobre ellos. Para algunos las sorpresas solo les provocan inquietud, nervios, se convierten en una comezón, en un sin vivir; es como si llevaran algo dentro de ellos que no les permitiera conciliar el sueño. Por eso os pediría que los ayudaseis, ya que por lo que me habéis dicho os gustan las sorpresas. Os estoy hablando de los huevos Kinder. Vosotros no lo sabéis pero en verdad los huevos Kinder son unos neuróticos, que no soportan vivir con la idea de no saber lo que llevan dentro.
Esta idea de la sorpresa en su interior no les deja vivir. Se pasan el dia pensando, dubitativos, inquietos, es un comecocos constante. Se vuelven unos neuras, con unas terribles dudas. No saben que clase de sorpresa llevan dentro y si esta gustara a la persona que la descubra. Es un constante comerse la cabeza o en su caso el huevo.
Nunca habéis visto un Kinder llorar, espero que no, porque es un espectáculo horrible que no se lo deseo a nadie. Algunos Kinder han intentado hacerse ecografías para descubrir lo que llevan dentro, pero el plástico amarillo que la envuelve impide que se vea, hundiendo la moral de cualquiera. Es un cruel destino ser un huevo Kinder.
Por eso os pido que los ayudéis a dejar de estar inquietos, neuróticos y paranoicos. Ya que a vosotros os gustan las sorpresas, sois su salvación y su esperanza para ayudarles a ser felices y vivir en paz. Ayudadles por favor. ¿Por cierto alguien quiere ayudar a este huevo Kinder a dejar de estar inquieto?

Contact

La mayoría de las veces uno nunca sabe de donde surgen las ideas. Sorprendiendo a uno mismo y admitiendo que la creatividad no tiene limites. Estas son una pequeña, pero maravillosa, parte de mis ideas.